EL AROMA, UN RETO PARA EL CATADOR

A la hora de catar un vino el análisis olfativo es el factor más apreciado en casi todas las escalas de valoración de los caldos, lo que puede llegar a generar ciertas obsesiones entre profesionales y aficionados a la hora de detectar ciertos olores. La capacidad de análisis y memoria olfativa son, sin duda, de la máxima importancia a la hora de catar un vino. De hecho, cuando se califica a una persona como buen catador inmediatamente se le asocia con una buena memoria olfativa.

El aroma de un vino lo proporciona las sustancias volátiles que se desprenden de él, tanto positivas como negativas. Lo importante a la hora de localizar los aromas es saber clasificarlos y poder identificar en ellos gran parte de las características de la uva y de la zona de donde proviene. Las sensaciones que nos produce la nariz son una parte fundamental del análisis sensorial y nos permite disfrutar tanto o más que en el paladar, ya que el abanico aromático nos permite experimentar, en poco tiempo, infinidad de sensaciones que luego se sucederá a la largo de la cata.

La cantidad de aromas que se desprenden en un vino son cuantiosos y están en constante evolución, por lo que no pocas veces debemos armarnos de paciencia para su análisis y clasificación. En ciertas ocasiones la obstinación de un catador por la localización de ciertos aromas puede llegar a impedirle disfrutar de las variaciones que experimenta un caldo, a medida en que se va abriendo…El vino evoluciona a medida que se oxigena y de una primera impresión negativa podemos pasar a otra más benevolente, o al contrario.

En cualquier caso, la habilidad o destreza de un catador es imprescindible para la localización de los aromas y es necesario practicar para desarrollar el sentido del olfato. Gracias a ello logrará no sólo extraer los aromas que provienen de la uva, sino también los que se generan en la distintas fermentaciones, las crianzas oxidativas o las reducciones, los distintos recipientes en los que se envejece el vino, etc.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *