roscon

Al rico Roscón de reyes

El 6 de enero o Día de Reyes es una de las fechas más esperadas por todos, tanto grandes como pequeños. No hay nada mejor que poner algo de comer y de beber junto a unos zapatos bien limpios a la espera de que Sus Majestades nos dejen los regalos en premio por haber sido buenos durante todo el año. Además de agua para los sedientos camellos, es tradición en muchos hogares españoles preparar tres raciones de Roscón de reyes para que Melchor, Gáspar y Baltasar recuperen sus fuerzas en casa antes de seguir con la épica tarea de repartir los regalos.

El Roscón de reyes es el postre típico de esta jornada. Un dulce que no pasa de moda y que ya ha conseguido traspasar las fronteras hispanohablantes y cruzar el charco para endulzar la vida de los norteamericanos.

Estos días los obradores no descansan, los panaderos esperan repetir en ventas los números del año pasado, dónde sólo en Madrid se vendieron la friolera de 2.000.000 de roscones. Eso sí, los años no pasan en balde y hasta este dulce tan típico se ha ido modernizado: en la panaderías los podemos encontrar rellenos de nata, de crema, de trufa y hasta de cabello de ángel. Da igual cuál prefieras, ya que el truco de un Roscón de reyes no es su relleno, sino su doble fermentación, que convierte a la elaboración de este postre en una tarea maratoniana que oscila entra las dos y cinco horas. Y, por su puesto, no hay roscón que se precie si no trae una sorpresa en su interior: si te toca serás el rey de la casa. Eso sí, muerde con cuidado sino quieres quedarte sin él cuando le hinques el diente.

La foto del roscón la hemos tomado de las web El Aderezo.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *