la foto 2

Miguel Ángel Revilla presume de paladar privilegiado en Etxanobe

El miércoles tuvimos un invitado de lo más carismático en Etxanobe: Miguel Ángel Revilla compartió un rato agradable con los miembros del equipo. El expresidente de Cantabria, que se desplazó a Bilbao para grabar un reportaje sobre sus años mozos en la villa con EITB (Revilla se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales y se diplomó en Banca y Bolsa por la Universidad del País Vasco), hizo gala de unas papilas gustativas privilegiadas y dejó a todos sorprendidos.

Es sabido que Revilla es un hombre amigo de los placeres del buen comer. Ya ha dejado claro en más de una ocasión que no hay nada que supere a un txuletón regado con buen vino y recuerda con cariño los pintxos de la Viña del Ensanche. Por eso, le propusimos un reto no apto para simples de paladar. ¿Sería capaz él, gran embajador de los productos cántabros, de diferenciar algunos de los más típicos alimentos de su tierra de sus homólogos vascos a ojos tapados?

El político no se lo pensó dos veces y culminó la prueba sin defraudar expectativas. Distinguió a la perfección unas anchoas de Santoña frente a unas de Ondarroa, no le tembló el pulso al señalar cuál era la miel cántabra y cuál la vasca y remató identificando un txakolí y unos quesos de su región.

Además de paladar, Revilla demostró sus dotes entre fogones cuando cocinó un bakalao al pilpil en nuestra cocina, del que después dio buena cuenta.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *